Pedido de Música

Preencha os campos abaixo para submeter seu pedido de música:

HTML Widget tiempo para el sitio web

10 consejos para programar la música de su emisora correctamente - GDS Radio Mar del Plata

10 consejos para programar la música de su emisora correctamente

La gente llega a su emisora por su música. Preocúpese por poner las mejores canciones en el orden correcto y brindando la mayor variedad.

Cuando empecé a hacer radio a mediados de los años 70 todo era más divertido.

En mi caso, nunca pensé que se fuera a convertir en mi oficio. Era una simple distracción, y agradecía que las directivas de las emisoras en las que trabajaba me dejaran poner al aire la música que yo quisiera, la que a mí me gustaba.

Era libre. No tenía que seguir la programación que otra persona había hecho para mí.

De hecho, mucha gente que no trabaja en radio puede pensar que el locutor de turno en una emisora se sienta frente a su consola de audio y comienza a tocar las canciones que se le van ocurriendo.

Si bien es cierto que en sus inicios la radio musical funcionaba así, con el tiempo, y a medida que fueron apareciendo más emisoras, todo cambió.

Al comienzo, una emisora podía tener todo tipo de programas hablados y música, pero a medida que fueron apareciendo más emisoras en cada mercado, las radio tuvo que irse especializando.

Así surgieron emisoras habladas y noticiosas, de sólo baladas, o de música instrumental, en inglés, bailables y de otros géneros, cada una enfocada a un público en particular.

Esos formatos llegaron como consecuencia de la segmentación de los mercados.

De esta forma, la gente aprendió a “usar” la radio de acuerdo con sus necesidades. Si quería concentrarse en su trabajo o estudio, podía poner una emisora de música instrumental. Si se sentía triste por un desengaño amoroso, ponía una emisora romántica. Si quería enfiestarse, ponía una emisora bailable. Si quería estar al día con los éxitos del mundo, sintonizaba una emisora internacional.

Hoy en día, incluso, la segmentación no se da únicamente por géneros musicales sino por la edad, el nivel socio-económico e incluso por el sexo de quien escucha.

Sí, es que la segmentación no es un invento de las redes sociales ni de internet, y ha sido una de las grandes fortalezas de la radio.

Esta segmentación es muy atractiva para los anunciantes, al poder concentrar sus mensajes ante un público masivo al que realmente le pueden interesar sus productos o servicios.

Entonces, ¿cuál es el secreto para programar exitosamente una emisora? A continuación, presento 10 consejos esenciales:

1. Defina el segmento del público al que le va a programar.

No trate de complacer a todo el mundo. Usted debe especializarse y ser reconocido por algo en particular.

Los adolescentes prefieren los éxitos del momento. Habitualmente no quieren oír música antigua, pues no tienen historias personales relevantes. Por el contrario, los más adultos querrán escuchar canciones que les traigan recuerdos.

Los radiodifusores estadounidenses tienen un viejo dicho: quien gana en mujeres, gana en radio. Defina claramente si les va a hablar a ellas o si, por el contrario, su público será más masculino.

Recuerde que ambos segmentos de audiencia tienen sus particularidades, sus gustos, sus temas de interés.

2. Asegúrese de tocar sólo éxitos.

Suena demasiado obvio, pero es muy fácil caer en la trampa de pasar canciones por recomendación de sus allegados (amigos, familiares, etc.) o dejarse guiar por el gusto personal.

La gente sintoniza una emisora para oír sus canciones favoritas y, si no las encuentra, se va a otras emisoras o, peor, a otras plataformas.

Es fácil caer en la trampa de poner canciones que “no fueron éxitos, pero suenan bien”, o “a mí me gustan y estoy seguro de que a la gente también les gustarán”.

No se complique la vida. No ponga música rara. Deje de lado los ‘misterios’. ¡Toque los éxitos!

3. Tenga una rotación adecuada de la música.

En radio, la repetición es indispensable, pues la gente sintoniza a diferentes horas del día y, cuando lo haga, debe encontrar sus canciones favoritas. Si un oyente escucha su emisora favorita solo durante una hora al día, allí querrá encontrar su música preferida.

Por esta razón, los éxitos actuales deben repetirse más seguido, especialmente si es una emisora que toca música actual y está enfocada al público joven. Por el contrario, los clásicos deberían repetirse muy poco.

4. Separe la música por géneros o códigos sonoros.

Esto con el fin de dar más variedad en el sonido general de la emisora. Dos merengues seguidos pueden cansar a un oyente. Dos baladas pueden aburrirlo. Dos canciones de música Disco de los años 70 pueden ahuyentarlo.

Eso no significa que tenga que seguir un orden particular de géneros. No es necesario que cree un reloj en el que primero vaya una Salsa, luego un Merengue, después una Cumbia, más adelante un Vallenato y posteriormente un éxito Tropical.

A la audiencia le gusta la variedad, pero eso no quiere decir que no pueda poner dos o tres canciones de Salsa seguidas. Pero una puede ser interpretada por una mujer, otra puede ser con el sonido de la Fania y la tercera puede ser una Salsa Romántica.

Lo que hay que evitar a toda costa es que suenen dos o más canciones muy parecidas en su producción, en su ritmo, en su sonido general.

5. Asegúrese de no repetir canciones a la misma hora de ayer.

Recordemos que la radio es un hábito, y la gente la escucha casi siempre a la misma hora. Si usted no tiene esto en cuenta, es posible que el oyente piense que usted repite demasiado la música, aunque tenga cientos de canciones en programación.

De hecho, si tiene un software de programación, procure que cada canción suene en diferentes franjas del día antes de volver a sonar en la misma de hoy.

6. Procure intercalar canciones nuevas con antiguas.

A la gente le gusta escuchar las canciones que conoce con las que está familiarizado. Las que puede cantar, tararear, silbar. Por el contrario, la música nueva es difícil de digerir para el público en general.

Una canción nueva es un riesgo. Es muy difícil que a alguien que no trabaje en radio, que no sea un programador, le guste una canción la primera vez que la oye, y mucho menos que se convierta en su favorita.

Sí, esto puede pasar ocasionalmente con canciones como “Despacito” o el “Aserejé”, temas que se pegaron desde fueron lanzadas, pero ese tipo de canciones -que los estadounidenses llaman “novelties” (chucherías)- son la excepción.

A medida que una canción nueva comienza a rotar se hace conocida, y después de un tiempo ya le será más familiar al oyente. Solo a partir de ese momento se puede pensar que puede ser un éxito.

Mientras eso se logra, es clave ‘ensanduchar’ la música nueva entre canciones muy reconocidas. De esta forma, el riesgo se atenúa.

7. Maneje una curva musical.

Su programación no debe aburrir ni estresar al oyente. Demasiadas canciones lentas pueden bajar el ánimo. Demasiadas canciones rítmicas pueden cansar. Procure que haya variaciones en ritmos y sonidos. Una mezcla entre rápido y lento, nuevo y viejo.

Una de las características que más piden los oyentes en las investigaciones de mercado es la variedad. Y esto no significa tener miles de canciones en rotación. Tampoco significa tener una gran cantidad de géneros musicales.

Lo que importa es esa variación de ritmos, de texturas sonoras, de energía.

Trate de manejar las emociones de su oyente. Sorpréndalo de manera permanente. Llévelo como si fuera navegando en una mar de música: a veces tranquilo, a veces movido, siempre dinámico.

8. No saque de programación una canción antes de tiempo.

Como programador, usted se cansa más rápido de un tema que un oyente normal. Al fin y al cabo, usted escucha su emisora todo el día, monitorea a sus competidores y revisa las plataformas de música y videos en streaming.

Un oyente normal sólo la escucha entre media hora y 2 horas. Al fin y al cabo, tiene una vida: trabaja, estudia, hace sus labores en casa, viaja, sale al campo, asiste a un evento. Pero, además, pasa metido en las redes, en otras plataformas, ve series y películas, chatea y mil cosas más.

Deje que sus éxitos ‘maduren’.

9. Refresque la música, pero no abuse.

Esto se relaciona con el punto anterior. Deje que sus canciones más antiguas logren escucharse en todas las franjas del día a lo largo del tiempo antes de sacarlas de programación.

Más bien, revise si lo está logrando. Muchas veces hay canciones que solo suenan en la madrugada o en la noche, y el grueso del público no ha tenido la ocasión de escucharlas aún.

Revise con atención la forma como está rotando la música. Evite, como digo en el punto 5, que las canciones antiguas caigan siempre o muchas veces en la misma hora. Aproveche las herramientas que ofrecen los softwares de programación para lograrlo.

10. Aproveche las plataformas disponibles.

Youtube, Spotify, TikTok y Shazam, entre otros, son sitios obligados de consulta para conocer el gusto actual del público. También está Monitor Latino, que muestra todo lo que está siendo programado por las emisoras y canales de televisión del país.

Allí encontrará canciones nuevas que tienen proyección al éxito, pero también aquellas que siguen siendo del gusto de sus oyentes, aunque lleven varias semanas de haber sido lanzadas.

No se deje llevar por la novedad. Está bien estar atento a lo que sucede con las canciones nuevas, pero también es clave darles un tiempo prudencial antes de brincar a ponerlas en rotación.

Recuerde que detrás de cada canción nueva hay un plan de mercadeo que, muchas veces, la ‘infla’ de manera artificial.

Fuente: Radionotas.com

Deixe seu comentário:

Últimas noticias

GDS blog

Consigna, saludo o pedido musical

Pedido de Música

Preencha os campos abaixo para submeter seu pedido de música:

Clique aqui e faça o seu Pedido de Música
©GDS Contenidos - GDS Radio Mar del Plata